fbpx

Crackers de Mijo

Lo que todo el mundo pregunta es cómo hacer preparaciones crocantes y conseguir esa textura que hace CRUNCH!. Cuando estoy inspirada me encanta prepararme este tipo de «cositas» picoteras que van con todo y que además, como siempre decimos, nutren.

Hoy son unas crackers crujientes de Mijo

El mijo es un gran amigo de la casa. No tiene gluten, es un pseudo-cereal alcalinizante. Eso es bueno porque lo ideal para estar saludables y no contraer enfermedades es tener el terreno «alcalino». Hoy en día se habla mucho de esto y hay muchas dietas, limpiezas, ayunos y cuestiones estrictas para mantenerse en línea. Para mi es fácil. 

Lo alcalino es lo que tiene prana ( energia vital) , como dicen en Ayurveda, y energía del sol; en donde uno puede ver el sol, como por ejemplo, frutas, verduras, semillas, algas, cereales, legumbres, colores frescos radiantes y vitales. Lo ácido es donde no llega el sol como: carnes, lácteos, productos envasados sin oxígeno, harinas blancas, sal blanca, comida avinagrada o recalentada.

La idea es que siempre podamos elegir comer alcalino, vivo, liviano, cocinado en el día. Eso va a mantener nuestros pensamientos limpios, la sangre oxigenada, el cuerpo en movimiento y los órganos funcionando bien. Así cuando comamos alimentos acidificantes, no serán tan perjudiciales porque siempre estamos consumiendo cosas buenas para nosotros. Entonces solo será una anécdota. El terreno estará alcalino. Verde, resplandeciente y así nos veremos.

Volvamos al Mijo, entonces dijimos que no tiene gluten, es delicioso. Ideal para preparaciones para niños, que necesitan esos sabores suaves, cremosos, que calientan la panza. El mijo calentito, ideal para el Biotipo #vata en Otoño.

Esta receta es estupenda porque no requiere amasado. Sólo un par de pasos previos que insisto que hagamos con todo lo que comemos y tiene antinutrientes: Remojar y lavar.

Una vez que lo tengas remojado, podés hacer esta receta o cocinarlo en un guiso, o cocinarlo para hamburguesas, o falafels, o bollitos, o ponerlo en la heladera y cocinarlo cuando quieras. Te organizas y comes sano. BOOM

 

 

 


Ingredientes

Salen aprox 15 crackers aprox
400 gr de Mijo

pizca de sal

semillas de sésamo un puñado

chorrito de aceite de oliva.

cositas ricas que se te vayan ocurriendo en el camino del invento culinario.


 

Procedimiento

 

 

1. Mijo. Cómpralo en almacenes, ferias, o en lugares especializados. Nunca en el supermercado porque le ponen conservantes para que dure empaquetado. Mejor si lo conseguís a granel y podés ir con tu bolsita.


2. Ponelo en remojo toda la noche en un recipiente cubierto con agua y un chorrito de vinagre si quieres optimizar el proceso ( o kéfir). Esto lo hacemos porque tiene antinutrientes y viene muy sucio. Asi facilitamos la digestión.

3. Colale el agua y lávalo super muy bien. Porque suele venir con piedritas. Yo lo que hago es llenar el recipiente de agua y irla volcando despacio para que decanten las piedritas. Si no haces esto te las vas a comer y es horrible. Podés colarlo y guardarlo limpio en la heladera listo para usar.

4. Poné el Mijo en la licuadora, agrégale un chorrito de aceite de oliva o de coco si querés, sal rosa una pizca y todo lo que te guste (oregano, pimenton ahumado, cebolla deshidratada) ¡experimenta!  y 1 taza aprox de agua. LICUAR.

Va a quedar una masa líquida. Semi espesa. Buenisimo!

5. Opción 1: Dejar reposar esta preparación a temperatura ambiente tapada con un repasador 10 hs aprox. Así fermenta y mejora su digestión.

Opción 2: Usarla. Pero siempre es ideal fermentar.

6. Prende el horno a 180 grados. Cuando esté calentito.

♥ Aceitar una placa con aceite de coco, espolvorear un poco de harina de arroz o alguna harina sin gluten que tengas (o lo que uses).

Y verte la preparación como se ve en la foto. Si notas que es muy espesa, podés agregarle un poco de líquido y revolver. La idea es que quede consistente, pero si queda muy gruesa en la bandeja va a quedar tipo fainá y no es tan rica. Mientras más fina, más crujiente.

Esparcí la preparación con emoción. A mi me gusta tirarle unas semillitas de sésamo por encima para decorar.

Y al HORNO! hornealo aprox 25 minutos y andá mirando.

Depende el grosor de la masa el tiempo, la cantidad de líquido que le hayas puesto y tu horno. El punto se lo ponés vos, a mi me gusta crocantes, así que yo voy horneando, saco la bandeja y miro si se cocinó, le corto un pedacito. Tanteo. La doy vuelta y sigo horneando. No te pases de cocción porque una vez frías se endurecen y no se puede masticar.

Cortalas con la mano. Guardalas en una envase de vidrio. Podés empujar sopas cremas, agregarlas a una picada, condimentarlas como Nachos. Se vuelven todos locos.

Lo vas a amar, porque cuando comes así te sacas las ganas y además todo tu cuerpo se sacia y alimenta porque tiene nutrientes muy especiales. Entonces comés lo adecuado y hacés una reeducación alimenticia mientras la vas pasando bomba.

 

 

Gracias por confiar y no te olvides de compartir si te gusto.

Las hermosas fotos son de Sofía Etcheverry para un curso de masas sin gluten que di en el 2017.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *